Cocaína

Cocaína

Uso más seguro

  • Bebe mucha agua, ya que la cocaína priva al cuerpo de líquidos.
  • Pica la cocaína lo más fina que puedas y utiliza tu propio esnifador sin bordes afilados. Los billetes contienen compuestos organoestánnicos altamente tóxicos. Al compartir esnifadores se pueden transmitir enfermedades infecciosas (hepatitis C).
  • Evita un consumo combinado con otras sustancias, ya que esto afecta aún más a la circulación.
  • Al combinar alcohol con cocaína, no aprecias realmente el efecto del alcohol. Tienes la sensación de que puedes beber más, lo que, por supuesto, no es cierto. Por ello, puede hacer que sobrevalores tus propias capacidades. También existe un peligro de intoxicación etílica, coma y paro respiratorio.
  • Realiza una ducha nasal después de consumir cocaína.
  • Intenta dentro de lo posible comprar cocaína solo a gente que conozcas. Así habrá menos posibilidades de que te pasen droga adulterada.
  • Cuando consumas cocaína, no conduzcas, ya que tu percepción de las situaciones de riesgo estará alterada. Además, te juegas tu permiso de conducir si te encuentras con un control policial.
  • No consumas cocaína en solitario, tus amigos pueden intervenir si hubiese una emergencia.
  • Los cócteles, es decir, la mezcla de cocaína y heroína, son un ejemplo de combinación de los llamados “antagonistas” (oponentes) y al mismo tiempo una forma de consumo muy peligrosa. Te expones a sufrir una sobredosis y existe peligro de parada respiratoria y de una insuficiencia cardíaca.
  • Al inyectarte drogas, usa tus propios utensilios para evitar enfermedades infecciosas. ¡Las enfermedades también se pueden transmitir a traves del filtro, el agua y la cuchara!
  • ¿Tienes la sensación de que consumes demasiadas drogas? ¡Las asociaciones de ayuda contra la drogadicción de tu zona se alegrarán de poder ayudarte!

Sexo más seguro

  • La cocaína puede desinhibir y aumentar la disposición al sexo no seguro. Esto aumenta el riesgo de infección por VIH y otras infecciones de transmisión sexual.
  • El efecto anestesiante/calmante del dolor puede incitar a practicar sexo durante más tiempo y con más intensidad. Si no te das cuenta, esto puede provocar heridas sangrantes.
  • La cocaína puede aumentar tu aguante. Cuidado: practicar sexo durante más tiempo y con más intensidad puede dañar el preservativo, así que debes cambiarlo cada media hora.
  • El sexo y la cocaína solo pueden combinarse si hay consentimiento y confianza mutuos. Aclarad de antemano qué prácticas sexuales aceptáis los dos y cuáles no.
  • Solo has de consumir drogas mientras seas capaz de resistirte o puedas reconocer señales de rechazo en tu pareja. ¡Atención, la cocaína puede aumentar tu agresividad también durante el sexo!
  • Antes de empezar, tened a mano suficientes productos para asegurar un sexo más seguro (guantes, preservativos, lubricante).
  • ¡Presta atención a tu cuerpo! Si notas alguna anomalía, vete inmediatamente al médico. Si tienes diferentes parejas sexuales, hazte pruebas de infecciones de transmisión sexual cada 6 meses y vacúnate contra la hepatitis A/B.

VIH y cocaína

  • Toma drogas y medicamentos para el VIH en momentos distintos. Esto podrá disminuir un poco la interacción entre ellos. Toma siempre dosis bajas de drogas cuando las consumas al mismo tiempo que los medicamentos.
  • A menudo, la noche se vuelve larga: lleva suficientes medicamentos contigo y respeta las horas de toma.
  • ¡Habla con tu médico acerca de las interacciones entre tus medicamentos contra el VIH y los estupefacientes! ¡La combinación de cocaína y Sustiva puede aumentar tu agresividad!
  • Aquí encontrarás información sobre las interacciones entre medicamentos contra el VIH y diversas sustancias.